Una prueba de vida para Peterson

Getty ImagesPeterson renació en Toronto, tras haber padecido de una colitis ulcerosa que lo mantuvo fuera.

TORONTO – El nadador estadounidense, Chip Peterson, se reencontró consigo mismo en las aguas de Toronto este domingo tras alcanzar la medalla de oro en los 10 kilómetros de aguas abiertas en los Juegos Panamericanos de Toronto 2015. La carrera tuvo una fuerte carga emocional para este joven de 27 años de edad que sabe lo que es tocar la cima y caer en un chasquido, en una brazada.

“Me siento muy contento. He tenido subidas y bajadas en los últimos 10 años gané campeonatos del mundo hace 10 años y ahora he estado luchando para regresar al nivel al que estaba desde hace mucho tiempo. Estoy cerca de ese punto y estoy muy contento”, afirmó a ESPNDeportes.com al finalizar la carrera.

La última década de Peterson ha sido la más complicada de su vida. Su particular calvario comenzó pocas semanas después de ganar la presea de oro en los Juegos Panamericanos de Río 2007 en los 1,500 metros y la plata en los 10 kilómetros. El emplazamiento era inmejorable en las icónicas aguas de Copacabana, sin embargo, pocas semanas después de la carrera, Peterson fue diagnosticado con una colitis ulcerosa. Se sentía débil, con dolores abdominales, inflamaciones, fiebres, diarreas y hemorragias. Los síntomas no desaparecías a pesar de los medicamentos intravenosos e ingeridos y cada vez pasaba periodos más largos en el hospital.

Los síntomas eran episódicos peo más constantes y en su mente siempre estuvo arraigada la idea de que algo de aquellas aguas de Río le provocó esta enfermedad. Nunca se ha demostrado, sin embargo siempre unió su caso con el de la ya retirada nadadora Kalyn Keller Robinson, que ese mismo día finalizó en la cuarta posición de mujeres. A ella se le diagnosticó la enfermedad de Crohn, una dolencia muy similar a la de Peterson. Ella tuvo que dejar de nadar, pero él continuó.

Entre idas y venidas del hospital, el estadounidense fue capaz de prepararse para competir y quedar en primer lugar en la competición de los Pan Pacíficos en 2010. Era una oportunidad perfecta para ponerse a tono de cara a los Juegos Olímpicos de Londres 2012. Nunca pudo llegar a la cita londinense. Pasó por quirófano en tres ocasiones, se le tuvo que extirpar el colon y pensó que su recuperación total nunca llegaría.

“Tuve una operación hace un año y medio. Ha sido una batalla. Ha sido una lucha mental el tener esta enfermedad. El pasar por quirófano no fue necesariamente la decisión correcta. Me siento muy contento por lograr el oro”, afirmó el nadador de la Universidad del Norte de Carolina. “Me siento yo otra vez. Es un desahogo. Con terminar la carrera hubiera sido suficiente. Me he quitado un peso de mis espaldas, sentí que había algo de presión. Siento que por fin estoy sano y que soy capaz de nadar bien. Estoy muy entusiasmado de estar aquí”, confesó este chico de sonrisa fácil y brillo en los ojos.

Este californiano acostumbrado a superarse a sí mismo desea devolver lo que ha logrado y le gustaría estar dedicado a la medicina. En su mira están los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, una cita que aunque suene paradójico, no quiere perderse por nada. Los 10 kilómetros que completó Peterson el domingo para ganar la medalla de oro en aguas abiertas sirvió para que dejara atrás una década de calvario para la que ha pasado página.

http://espndeportes.espn.go.com/news/story/_/id/2429593/una-prueba-de-vida-para-peterson

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Rampeta y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s